Avances en la detención temprana de EPOC

Las guías de práctica clínica han representado un cambio radical para el descubrimiento y tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Epoc), una afección que aumenta y cuyo nivel de subdiagnóstico es elevado, inclusive hasta etapas destacadas de la enfermedad.

Adicionalmente, como es una enfermedad de tipo “progresivo”, el cuadro suele empeorar con el transcurso del tiempo si no se recibe el tratamiento adecuado.

En opinión del Dr. Alvar Agusti, director del Instituto del Tórax de Barcelona, “en el año 2011 salió la más reciente versión de las denominadas Guías Gold desarrolladas por el comité de la Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Gold, por sus siglas en inglés), que implicó un cambio considerable en el tratamiento de la enfermedad debido a que hasta ese instante los pacientes se evaluaban y trataban sólo argumentandose en la espirometría.

Las nuevas guías establecieron que este no es el exclusivo parámetro a tomar en cuenta, debido a que no todos los pacientes poseen los mismos síntomas ni perciben la enfermedad de la misma manera”.
“De este modo las nuevas guías no sólo tienen presente la espirometría sino que contemplan los síntomas y los episodios de agudización, debido a que hay pacientes con pocos episodios de agudización y otros con varios, con lo cual en este momento se conoce que la enfermedad debe ser abordada desde estas tres dimensiones”, insistió el especialista durante su reciente visita a Buenos Aires.
El profesional español señaló además que no se debe perder de vista que la Epoc es una enfermedad básicamente inflamatoria, por lo que si bien en la actualidad no se usan marcadores para dirigir la terapia, sí se usan exitosamente medicamentos antiinflamatorios.
Recomendaciones
Con todo, el profesional aclaró que si bien las guías de práctica médica son destacables porque homogenizan la calidad de atención médica, “no son un dogma, sino sugerencias. Luego va a ser compromiso de cada médico el tomarlas como referencia y no como imposición en la atención de cada paciente en forma individual”.
Una de las principales causas del subdiagnóstico de Epoc es la falta de un examen apropiado para su descubrimiento. En ese sentido, la precisa utilización de la espirometría, más la evaluación de los síntomas y de los episodios de crisis del paciente, constituyen una utilidad fundamental al instante de hacer un diagnostico la enfermedad. Se debe tomar en cuenta que el diagnóstico tardío es responsable de que los pacientes frecuentemente hayan perdido hasta más del 50 por ciento la funcionalidad pulmonar.

Compártelo!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0

Comentarios